Muchos son los beneficios que tiene bailar para nuestra salud a lo largo de toda nuestra vida. Da igual si eres joven o ya estás en la edad dorada, bailes a la edad que bailes tu cuerpo lo agradecerá.

Los profesionales están de acuerdo en afirmar que bailar ayuda en el desarrollo físico y mental de las niñas y niños. ¿Por qué no introducir entonces este saludable hábito desde la más tierna infancia?

A continuación te mostramos diez motivos por los que bailar desde niños es una de las mejores actividades extraescolares que pueden realizar para convertirse en adultos sanos y felices.

1. Hace a los niños conscientes de su cuerpo

Los niños suelen moverse al ritmo de la música de manera natural desde que son bebés. Cuando bailan desde niños aprenden además a conocer su cuerpo, a diferenciar entre los brazos y las piernas y a moverlos de manera independiente y al compás de la música.

2. Ejercitan ambos hemisferios cerebrales

Al bailar el cerebro de los niños, como el de los adultos, pone en funcionamiento ambos hemisferios del cerebro. Al tener que concentrarse y prestar atención a las indicaciones de su profesor están ayudando a su cerebro a madurar y a crear nuevas conexiones neuronales, que terminan construyendo nuevos caminos neuronales.

3. Fomenta su autoestima y confianza

Bailar es, además de una fantástica herramienta para liberar tensiones, una buena manera de mejorar la autoestima y confianza de los más pequeños. Con cada paso que van logrando aprender van confiando más en sus capacidades y potencian la buena imagen de sí mismos.

4. Aprenden a trabajar en equipo

Aunque en las primeras clases de danza para niños, las de predanza (de 3 a 5 años), el trabajo con los más pequeños es a nivel individual, según van creciendo las clases de baile infantiles van incorporando coreografías grupales en las que el trabajo de todos es importante. Así, los niños van aprendiendo a coordinarse con los demás y a trabajar en equipo para que la coreografía salga.

Niña saltando en un prado

5. Conocen los límites y la constancia

Bailar es una práctica que requiere de constancia y responsabilidad. Cuando bailamos desde niños, tenemos que seguir las pautas que nos indica nuestro profesor, que se convierte en la figura de autoridad a la que debemos escuchar. De su mano los niños aprenden valores como el respeto y la importancia de la constancia y de seguir practicando para conseguir que cada paso salga bien.

6. Les hace más creativos

Cuando bailan los niños dejan fluir toda su creatividad y expresan con su cuerpo y su movimiento todos esos sentimientos e ideas que guardan en su interior. Las clases de baile para niños les abrirán la puerta a la creatividad y les darán las claves para ver la danza como la disciplina artística que es.

7. Ganan en equilibrio y coordinación

Bailar les hace sentir libres y, de manera indirecta, les ayuda a desarrollar el sentido del equilibrio y mejorar su coordinación como si fuera un juego. Además, dependiendo del estilo de baile, también serán mucho más flexibles, lo que les ayudará a prevenir futuras lesiones musculares.

8. Su musculatura se desarrolla

También es importante destacar los beneficios que bailar reporta a la musculatura infantil. Con el baile los músculos se desarrollan de manera progresiva y por igual, tanto en el tren superior (brazos, tronco, etc.) como en el inferior (piernas, glúteos, gemelos…). Bailar les ayudará a desarrollar músculos sanos y fuertes, por lo que serán menos propicios a sufrir lesiones musculares.

9. Mejoran su postura y reducen los dolores de espalda

Dar clases de baile ayuda a mejorar la postura corporal de los más pequeños, fortalece su musculatura lumbar y corrige posibles desviaciones de columna. Importantes cambios que también les permitirán tener menos dolores de espalda.

10. Desarrollan empatía y habilidades sociales

Tampoco podemos olvidar que bailar enseña a relacionarse con los demás y a conectar con las emociones de los otros. Unas habilidades sociales basadas en el respeto que podrán también aplicar fuera de sus clases de baile para niños.

¿Quieres que tus hijos disfruten los muchos beneficios de bailar?

Conoce nuestras clases infantiles de predanza, sevillanas, flamenco, ballet, danza estilizada o zumba y anímales a bailar.