Se hace prácticamente imposible poder imaginar un espectáculo flamenco sin que haya un cajón flamenco en el escenario. También es posible que muchos aúnen este instrumento de percusión con Andalucía, cuna del flamenco. Sin embargo, el origen de este instrumento es bien distinto y su inclusión en la tradición del flamenco data de hace solo unas décadas.

El cajón tiene su origen en Perú, del que se tienen datos documentados desde mediados del siglo XIX. Sus creadores fueron los africanos llevados a América como esclavos. Siendo la percusión un elemento tan importante en las culturas africanas y ante la prohibición de la Iglesia Católica de los tambores por considerarlos un instrumento pagano, los afroperuanos crearon el cajón flamenco. Se les ocurrió al observar los cajones de madera utilizados para el transporte de mercancías y comenzaron a usarlos para sus ritos y manifestaciones artísticas. No fue hasta inicios del siglo XX cuando los cajones flamencos comenzaron a colocarse de forma vertical en lugar de horizontal, también desapareció la costumbre de algunos músicos de sentarse en una silla al tocar.

¿Cuándo se incorporó el Cajón a la tradición flamenca?

Decíamos al principio que hoy en día se nos hace imposible imaginar un espectáculo de flamenco sin que haya un cajón en escena. Pues, y para sorpresa de muchos, el cajón no se incorporó a la tradición del flamenco hasta 1977. El ilustre guitarrista y compositor español de flamenco Paco de Lucía lo descubrió durante una visita al país andino en una fiesta organizada por el embajador español. En esta fiesta participaron varios músicos locales, entre ellos Chabuca Granda, reconocida cantautora y folclorista peruana.
Fue durante la actuación de la dama de la música criolla junto a Caitro Soto, cantautor y cajonero afroperuano, cuando Paco de Lucía sintió una revelación con este instrumento. Se dio cuenta de que el cajón flamenco es lo que le faltaba a este arte y estilo musical.

CAJON

Por ello, le compró el cajón que llevaba en ese momento Caitro, se lo dio al percusionista de su grupo Rubem Dantas, y comenzó a mover este instrumento de la mano del flamenco por el mundo. Tal y como decía Paco de Lucía: “el cajón tiene el sonido agudo del tacón de un bailaor y el grave de la planta”. Además, el cajón flamenco es un instrumento fácil de almacenar y transportar a cualquier sitio.

¿Cómo tocar bien el cajón flamenco?

A priori puede parecer que es un instrumento sencillo de tocar, y sin embargo hace falta de mucha práctica para dominarlo. Si tienes en cuenta estos puntos tu pericia con el cajón flamenco mejorará notablemente:

– Debes sentarte bien: a horcajadas sobre el cajón flamenco, sobre los muslos. Con las piernas abiertas para tener libertad de movimientos sobre el cajón. La espalda debe estar recta, con los brazos por delante.
– Aprende los distintos toques: los básicos son el agudo y el grave. El toque grave se realiza con la mano abierta en la mitad superior del cajón y el toque agudo con los dedos golpeando el cuarto superior del instrumento.
– Aprende a distribuir bien el tiempo y contratiempo: También llamado “aprender a caminar”, el tiempo se realiza con la mano derecha y el contratiempo con la mano izquierda.
El cajón flamenco es un instrumento muy versátil que no solo se usa en el flamenco, también se incluye en otros estilos musicales como el funk, reggae o jazz. ¿A qué esperas para unirte a un grupo cada vez más numeroso de “cajoneros”?

Anímate a descubrir el mundo del Cajón Flamenco

Apúntate a nuestras clases de Cajón Flamenco de El Lucero