Cada año, el 21 de Junio, se celebran dos acontecimientos importantes de cáracter internacional. Coincidiendo con el solsticio de verano, los amantes de la música y los más yoguis tienen una cita que no se pueden perder.

Día Internacional del Yoga

Si bien no es fácil precisar el momento exacto de aparición de esta milenaria práctica, su origen se sitúa en la India y data de hace varios miles de años. Sin embargo, su entrada en Occidente es relativamente reciente.

Más que un deporte, el Yoga es considerado todo un estilo de vida que practican millones de personas en todo el mundo. El Yoga se asocia con prácticas de meditación practicadas en el Hinduismo, Budismo y Jainismo

El yoga como disciplina trata de cultivar cuerpo, mente y alma. Alcanzar la armonía y equilibrio entre los tres. Para ello, se sirve de diferentes posturas (también conocidas como asanas), la meditación y respiración. Hay muchos tipos diferentes de yoga, todos comparten las mismas posturas aunque cambian en su dinámica. Todos los tipos de yoga comparten un mismo fin: llegar a la unión del cuerpo y la mente.

Algunos de los estilos o “ramas” más populares son el Hatha (yoga equilibrador), Ashtanga (yoga purificador), Yin (yoga sanador), Flow Vinyasa (yoga escultor), Iyengar (yoga corporal). En el post Yoga para principiantes explicamos cada una de estas corrientes y en qué consisten.

Durante las clases de Yoga se trabajan diversas posturas que ayudan a que trabajemos todos los grupos musculares del cuerpo. Esto nos hace ganar en flexibilidad y coordinación. También nos ayuda a escuchar las necesidades de nuestro cuerpo y ser conscientes de nuestros movimientos.

Mujer practicando Yoga

El yoga, también, ayuda a disminuir las dolencias, retrasa el envejecimiento, nos ayuda a mantenernos en forma y a liberar el estrés. Estos son solo algunos de los numerosos beneficios que aporta esta práctica. El final de las clases de Yoga suelen incluir, además, un momento de meditación. Este momento supone poder desconectar de todo lo exterior y conectar con nosotros mismos.

Fiesta de la Música

Originaria de Francia (Fête de la Musique), esta fiesta fue creada por el Ministerio de Cultura Francés en 1982. Desde entonces se ha convertido en toda una oda a la belleza de la música en diversas partes del mundo. Desde 1985, el Año Europeo de la Música, la Unión Europea organiza esta fiesta con el objetivo de “promover el intercambio cultural entre los pueblos, el trasvase musical de unos territorios a otros”.

En este día se pretende acercar el mundo de la música al público de dos formas: en primer lugar, músicos pueden participar de forma altruista y voluntaria y salir a tocar a la calle. En segundo lugar, se organizan conciertos gratuitos en diversos espacios abiertos al público tales como plazas, calles o parques.

Músicos tocando en la calle

Para esta ocasión también se abren espacios tradicionalmente no dedicados a la celebración de conciertos, como museos, hospitales o edificios públicos.

Está dirigida a todos los públicos y es representativa de multitud de géneros musicales. Además, esta fiesta acerca a jóvenes y no tan jóvenes de cualquier condición social al arte de músicos aficionados y profesionales. Una ocasión perfecta para disfrutar de la llegada del verano y empaparse de música por todos los rincones.

España lleva varios años sumándose a la celebración de esta fiesta. En el 2018 decidieron realizar actividades durante este día varias ciudades españolas. Barcelona con la copla y las sardanas, Madrid con el cuplé o la música de artistas callejeros o Cádiz con rock alternativo, fados, samba o flamenco.

En el Centro de Flamenco y Danza el Lucero compartimos la ilusión y ganas de promover la música y el baile. Es por esto que ofrecemos numerosas clases en varias disciplinas de baile como baile flamenco y de música, como clases de guitarra española ¡Vive la música!

¿Eres un/a yogui o amante de la música?