Que bailar es algo beneficioso para la salud es algo que han demostrado numerosos estudios científicos, que valoran no solo sus ventajas como actividad física, sino también su importante contribución a nuestra salud mental y emocional. Las personas que bailan no solo mejoran sus capacidades aeróbicas, su agilidad su equilibrio y la resistencia, fuerza y flexibilidad de su masa muscular, previenen el envejecimiento prematuro del cerebro y son mucho más felices.

1. Bailar es cardiosaludable

Como cualquier actividad aeróbica, el baile es una manera inmejorable de poner en forma a nuestro corazón y es una actividad más que recomendable para hipertensos, personas con obesidad, con el colesterol alto o diabetes. Sobre todo en los bailes que requieren una gran cantidad de energía, como la zumba o las danzas contemporáneas, funky y jazz.

¿Y si además te contamos que algunos bailes como el vals y otros bailes de salón han demostrado en pacientes con insuficiencia cardíaca crónica que han mejorado notablemente sus problemas de corazón como otros ejercicios aeróbicos típicos?

2. El baile es un antidepresivo natural

Dar clases de baile, además de divertido es todo un antidepresivo natural para nuestro cuerpo. Al salir de casa y relacionarnos con otras personas combatimos la soledad y la timidez, al mismo tiempo que mantenemos a raya el estrés.

Hasta expertos de Harvard han llegado a la conclusión de que bailar incrementa los niveles de serotonina, la llamada «hormona del bienestar». La necesidad de aprender los pasos de la danza y de ajustar la coordinación rítmica son claves para desarrollar estos beneficios.

Por eso, bailar mejora también nuestro ánimo y nos pone de buen humor y, al contrario que los medicamentos, carece de efectos secundarios y contraindicaciones, salvo en aquellos casos que tengan alguna lesión o restricción en la práctica de ejercicio, en los que son más aconsejables otras actividades como el Yoga o el Pilates.

3. Bailar en grupo mejora las habilidades sociales

Las clases de baile flamenco en grupo, como las que impartimos en El Lucero, también tienen beneficios en nuestras relaciones sociales. En ellas desarrollamos capacidades como la tolerancia, la paciencia, a adaptarnos a otras personas para que la coreografía salga adelante y no perder el compás.

Bailar es, por tanto, un ejercicio más que recomendable desde la más tierna infancia.

Beneficios del baile

Dar clases de predanza (de 3 a 5 años) o infantiles de ballet, flamenco o zumba además de ser una buena actividad extraescolar es una buena inversión para la felicidad de las niñas y niños y su desarrollo de habilidades sociales.

4. Bailar, el mejor aliado del cerebro

El baile es una actividad de ritmo rápido que requiere respuestas rápidas. Por eso es una buena actividad para mantener y mejorar la inteligencia y hasta reduce en un 76% la posibilidad de padecer demencia, por lo que es altamente recomendable a cualquier edad.

Además, en cada clase de baile vas a aprender nuevos pasos. Este aprendizaje te ayuda a construir diferentes caminos neuronales imprescindibles para que la información llegue a nuestro cerebro y memorizar las cosas. Así que, cuantos más pasos aprendas más gimnasia mental harás y mejor será tu memoria.

Y si quieres ejercitar aún más la mente, ¿por qué no aprender a tocar la guitarra flamenca o el cajón? Dos instrumentos de lo más español en los que se trabajan la memoria, el complemento perfecto para las clases de baile.

5. Bailes como el flamenco mejoran tu coordinación

Una particularidad del baile es que obliga a trabajar a la misma vez las dos partes del cerebro (el hemisferio derecho y el hemisferio izquierdo) pues lo necesitamos para poder coordinar los brazos y las piernas.

Hay bailes, como el flamenco, donde no siempre brazos y piernas se mueven en el mismo sentido ni a la misma velocidad y aprender a bailarlos supone un beneficioso ejercicio para el cerebro que hace que nuestra coordinación sea mucho mejor.

Mucho más aún si hablamos de aprender a bailar sevillanas, donde el ritmo de la música hace que tengamos que mover los brazos y las piernas con mucha rapidez; o de la escuela bolera, un estilo de danza española que combina movimientos de ballet y en la que los giros y los saltos son una constante.

¿Quieres aprender a Bailar?